Supervisión

Utilizando sofisticadas técnicas de fabricación a escala microscópica, un equipo de ingenieros de la Universidad de Washington ha desarrollado una superlente de contacto que incorpora luces y circuitos electrónicos con un grosor equivalente a la milésima parte del diámetro de un cabello.

Las posibilidades de la nueva tecnología son infinitas. Usando estas lentes, un conductor podrá ver información de la velocidad de su vehículo sin apartar sus ojos del camino, los jugadores de videojuegos tendrán experiencias realmente inmersivas en mundos virtuales mientras se mueven libremente por el escenario, y cualquier internauta tendrá la opción de “echar un ojo” a su correo electrónico o navegar por Internet mientras viaja en autobús o camina en dirección al trabajo.

Aunque por el momento es sólo un prototipo con LEDs, el ingeniero eléctrónico Babak Parviz y su equipo lo han probado ya en conejos, que no presentaron ninguna reacción adversa después de usar las lentes durante 20 minutos. “La gente encontrará muchas futuras aplicaciones en las que nosotros ni siquiera hemos pensado”, reconoce Parviz, que asegura que su objetivo actual es simplemente poner en marcha la nueva tecnología y cerciorarse de que es totalmente segura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: